Y esas cosas que pasan con los que siempre están, que se te olvida que siempre están porque siempre están, igual que uno no cuenta con tener dos ojos o dos brazos porque siempre están. Y qué injusto es que uno se olvide de los que siempre están y le dedique más atención a los que están a veces, porque no cuentas con ellos nada más que a veces.

Y descargas con los que siempre están que siguen siempre aunque descargues. Y proyectas lo aprendido con los que están a veces, que sólo están a veces. Y a menudo olvido recargarles porque al fin y al cabo siempre están.

Y se me olvida querer siempre a los que siempre están. Y sólo a veces a los que están a veces.

Y se me olvida que a veces es pasajero y que siempre no es para siempre.