LA INCREIBLE MUJER MENGUANTE

– BIENVENIDOS A LA VIGÉSIMO PRIMERA CONVENCIÓN DE PERSONAS BAJITAS DEL MUNDO. BIENVENIDOS.

Clasclasclasclasclasclas

-Un momento… usted señorita, sí usted, la de la primera fila, ¿por qué ha venido usted aquí?
-Porque soy bajita…
-Pero bueno, usted no es bajita….usted es un gnomo!!!. La convención de gnomos es en la cuarta planta.
-Verá, yo no soy un gnomo!!! yo medía 1.71m y me he quedado así en 7,1 cm!
-Entiendo…La convención de personas inseguras es en el sótano.

– Su caso me interesa muchísimo…y dice usted que empezó a menguar cuando…
– La primera vez que permití que me gritaran. Y así, he ido decreciendo sin parar. Tengo miedo de desaparecer!
– Mire, tiene que hacer lo siguiente: cada día, antes de salir a la calle, y digo cada día, tiene usted, preciosa señorita si me lo permite, tiene, digo, que ver la famosa escena de “Cantando bajo la lluvia”, las veces que haga falta.
Esa escena…no hay nada que cuente mejor la felicidad que esa escena. Y después, para salir a la calle, quiero que ponga usted en su mp3 la canción de Rocky. Eso es todo.

En el mismo edificio, en la misma planta, algún tiempo después, una mujer radiante abrió la puerta de mi despacho con fuerza.
– Está usted……..está usted curada.
– Bueno, quiero llegar al 1,75.
Me miró y sonrió hasta arriba. El suelo comenzó a temblar.
-¿ha visto usted?, ¿qué ha sido eso?, ¿un seismo?
-Me pasa ahora cuando sonrío, el mundo tiembla, pero… más vale que se prepare.
Y volvió a mirarme y volvió a sonreir.