el domingo como viene siendo habitual es resultado del resto de la semana.

el miércoles mi amigo Pepe, el más místico de mis amigos, me propuso ir a meditar el domingo, ¿a qué hora? pregunté, sobre las 9 me responde.

Una vez tuve un psicólogo hace tiempo, que me decía que tenía que aprender a decir que NO. Yo más bien funciono como windows al revés, yo digo SI A TODO.

El viernes después de mi conversación con mi jefe, (conversación que tuvo lugar porque él previamente me había dicho ¿raquel comemos el viernes?, yo le dijé sí, cuando tenía que haber dicho: “NO, en realidad no hay nada de que hablar, me voy”. pero le dije Sí), me fui a ver una obra de teatro de Berhard, mi última experiencia con Berhard fueron seis horas con tres descansos, a Dios gracias, con actores que hablaban en polaco y subtitulada…a pesar de aquella dura experiencia, tampoco fui capaz de decir que NO.

La obra estuvo rebien la verdad, y para mí una obra de tan sólo dos horas y con actores españoles, casi me  parecía una vulgaridad. así que salí contenta y comenzé a subir calle arriba hacia Tirso de Molina….actos vandálicos arrasaban la calle, cubos quemados, pintadas, escombros, una tienda de pescado asaltada con el pescado por las calles, humo, e incluso fuego, un helicóptero en el cielo, los cajeros explotados, la policía, gas lacrimógeno, 200 personas locas, la policía cargando, alcanzan a varios, entre otros a dos viejecillos con cara de asustados, y yo ensimismada en mitad de aquella película deseando que alguien de arriba gritara: “Corten”

El sábado volví pronto a casa: No, es que mañana he quedado a las 9 para ir a meditar.

en determindos círculos dices eso, y nadie te hace preguntas, es como ir a una obra de Berhard que dura seis horas y que es en polaco, es algo molón, y yo por lo tanto, muy molona.

a mi me gusta cuando alguien decide que eres molón y ya te conviertes en molón oficial y a todos los efectos, porque entonces puedes hacer cualquier cosa.

Yo sin embargo, a pesar de mi buen hacer y mi compostura molona, lo que pensaba de mí misma, es que era más bien gilipollas.

Asi que me he levantado con mi cara de domingo a las 9 de la mañana, y me he ido a meditar. He ido con ropa cómoda y oscura, salvo por unos calentadores rosa fucsia, tal y como me habían indicado, y ha empezado el show. he meditado 30 min mirando a la pared, he saludado a mi cojín, y luego girando hacia la derecha (esto es muy importante), he saludado al resto del grupo con una leve reverencia, he caminado lentamente al ritmo de una campanilla, luego más rápidamente, he vuelto a saludar al cojín, y otra media hora meditando (esta segunda ha sido realmente dura), de nuevo saludo, saludo, vuelta a la derecha, camino, camino más rápido, saludo a budha (esto se me habia olvidado antes), otro saludo al cojín, nos hemos sentado y hemos cantado algo tres veces, yo a la tercera me lo he aprendido, y timidamente lo he tarareado, otra vez la campanilla…coño que toca ahora otro saludo??? ah no, tres reverencias con levantamiento de brazos…un, dos, tres…me pasan una especie de libro de cánticos, hay que cantar página treinta (me dice el de al lado), no, página cuatro…coño aclárate, que los demás ya han empezado y esto no es muy budista… saludo giro saludo, y adios.

Bueno, ha estado bien, me he levantado pronto, he hecho una de esas cosas incomprensibles que hago yo durante la semana y luego me he ido a pasear con Pepe.

yo muy digna vestida con un atuendo que era una mezcla de traje ninja y jane fonda, atuendo que he lucido esta tarde por malasaña porque no me ha dado tiempo a cambiarme antes de quedar con una amiga y que ahora mismo sigo llevando.

pero da igual, yo tengo licencia de molona.